Tarta de Galletas y Chocolate Blanco

  • Tarta de Galletas

    Tarta de Galletas

  • Tarta de Galletas Thermomix

    Tarta de Galletas
    Thermomix

  • Tarta de Galletas de la Abuela

    Tarta de Galletas
    de la Abuela

  • Tarta de Galletas y Nata

    Tarta de Galletas y Nata

  • Tarta de Galletas y Café

    Tarta de Galletas y Café


  • "Tarta de Galletas y Chocolate Blanco"

    Receta de Tarta de Galletas y Chocolate Blanco





    Esta receta de tarta de galletas con chocolate blanco es una variedad de la tarta de galletas tradicional, indicada sobre todo para los que les encanta el chocolate blanco. Te indicamos como hacerla paso a paso.

    Ingredientes:

    - Un par de paquetes de galletas tipo maría
    - Chocolate blanco, una tableta
    - Nata para montar, 500 ml
    - Leche, 250 ml
    - Azúcar, 125 gramos
    - Un par de sobres para hacer cuajada
    - Queso cremoso, 250 gramos


    Preparación:

    Empieza eligiendo un molde para hacer la tarta, mejor si usas uno desmoldable, lo que te hará más fácil desmoldarla una vez esté lista y sin que se rompa. Si no tienes o no te gusta, puedes usar cualquier otro, pero mejor que sea amplio y alto.

    En un recipiente vamos a echar la nata, el chocolate blanco en trozos, la leche, el queso cremoso, los sobres de preparado para hacer cuajada y al azúcar, y lo ponemos a calentar a fuego lento, hasta que todo se mezcle bien y comience a hervir. Cuando hierva, lo retiramos del fuego, lo pasamos por un colador y dejamos que enfríe bien.

    Vamos a ir pasando las galletas por un poco de leche, para que se humedezcan bien, pero sin que lleguen a empaparse y se rompan. Las vamos a colocar cubriendo la base del molde lo mejor posible. Rellena los posibles huecos que queden entre las galletas con trozos de las mismas, para que la capa quede bien completa.

    Sobre esa capa de galletas vamos a verter una capa de la mezcla que hervimos anteriormente, cuando se haya enfriado bien. Volvemos a poner otra capa de galletas mojadas y luego otra capa de la mezcla chocolateada. Repetimos esas capas hasta acabar en una capa gruesa de la mezcla líquida.


    Cubrimos el molde por encima y metemos la tarta en la nevera hasta el día siguiente, para que se cuaje bien y se pueda partir sin que se rompa. A la hora de servirla, desmoldala con cuidado y decora por encima con cualquier adorno que quieras, aunque tal y como está queda realmente sabrosa.