Tarta de Galletas y Nata

  • Tarta de Galletas

    Tarta de Galletas

  • Tarta de Galletas Thermomix

    Tarta de Galletas
    Thermomix

  • Tarta de Galletas de la Abuela

    Tarta de Galletas
    de la Abuela

  • Tarta de Galletas y Nata

    Tarta de Galletas y Nata

  • Tarta de Galletas y Café

    Tarta de Galletas y Café


  • "Tarta de Galletas y Nata"

    Receta de Tarta de Galletas y Nata





    Esta tarta de galletas y nata es una receta de origen portugués, y si nunca la has probado seguro que te sorprende, es una tarta riquísima y no demasiado difícil de preparar. Anímate y verás cómo repites más de una vez.

    Ingredientes:

    - Galletas tipo maría, una caja
    - Café recién hecho, unos 200 ml
    - Vainilla líquida, un poco
    - Canela en polvo, una cucharadita
    - Azúcar, unos 50 gramos
    - Nata para montar, un litro


    Preparación:

    Comenzaremos preparando antes de nada el café, para lo que vamos a mezclar junto al café molido una cucharadita de canela en polvo, para darle un toque de sabor extra al mismo. Intenta que el café esté más bien cargado. Una vez lo tengas listo, añade el azúcar y la vainilla, mézclalo bien y deja reposar para utilizar más adelante.

    Vamos a usar un molde de tipo desmoldable para hacer la tarta, para facilitarnos el paso final a la hora de sacarla del molde. Intenta usar un molde amplio y alto, para que quede una tarta de un buen tamaño y altura. La primera capa que vamos a colocar sobre el molde es una capa de galletas, que mojaremos un poco en la mezcla del café, lo justo para que tomen sabor pero no queden empapadas y se nos rompan.





    Si usas un molde redondo y galletas tipo maría, te quedarán huecos entre las galletas, así que deberás rellenarlos con trozos de galletas trituradas, para evitar que la siguiente capa no quede bien asentada sobre la capa de galletas. Tomate tu tiempo en hacerlo bien porque el resultado merece la pena.

    Una vez tengas esa primera capa lista, vamos a montar la nata, para lo que debes tenerla bien fría y usar unas varillas para ello. Intenta que la nata se monte bien y tenga una buena consistencia. Con la misma haz una capa sobre las galletas, de un buen grosor y que cubra todo el molde. Después volvemos a repetir el proceso, colocamos otra tanda de galletas mojadas en café, luego otra de nata… así hasta acabar en una tanda de galletas.



    Cubrimos el molde y lo metemos en la nevera para que se cuaje bien. Déjala al menos unas 12 horas en reposo. A la hora de servirla, desmóldala con cuidado, y untamos la nata montada sobrante por los laterales de toda la tarta y por la parte superior, para darle ese aspecto tan característico de la misma.